77 Visualizaciones

El Gran Reinicio, que parte de la “preocupación” que embarga a muchos Estados por la dura situación creada por el COVID-19, se toma como pretexto por los imperios para avanzar hacia una nueva hegemonía. Y todo huele a guerra, destrucción y a un inmenso caos. Tragedia y plena oscuridad.

El imperio yanqui tiene claro el panorama. Sabe de la contienda montada por el capital financiero-cuarto industrial. Y en esta escena China juega el papel central junto a importantes aliados. Es el bloque emergente dispuesto a confrontar con el orden imperial vigente.

EEUU se siente amenazado, herido en sus planes y esperanzas. Esto tuvo un gran peso en la decisión del candidato para las recientes elecciones. Se requería un presidente que se amoldase a las decisiones de la alta economía sin egocentrismo ni desobediencia. De allí la escogencia del sensato y apacible Biden.

El panorama que plantea el nuevo mandatario refiere un presente duro y un futuro de amenazas sin precedentes. Una hegemonía en jaque vía mate. Difícil salvar al Rey. Por ello el llamado de Biden a la unidad de todos para sumar las fuerzas necesarias para superar el oscuro invierno.

Necesario comenzar de nuevo, pero todos juntos. Obligado poner fin a la guerra civil que registra el enfrentamiento del rojo con el azul, de los conservadores con los liberales, las supremacías y el terrorismo interno.

Y al lado del Gran Reinicio de las fuerzas imperiales emergentes, EEUU pone en práctica su renacimiento: todos unidos para enfrentar un poderoso enemigo que avanza con fuerza y decisión destructora.

Ante este escenario Biden plantea recuperar aliados con miras a recomponer EEUU como la principal casa del bien en el mundo. Su prédica es de paz, entendimiento y reconciliación.

En este contexto resulta fuera de foco la declaración de Anthony Blinken, Secretario de Estado, abriendo fuego contra Maduro y anunciando que el gobierno entrante mantendrá reconocimiento a la AN legítima y a Guaidó como Presidente.

Los bolivarianos no entran en este debate y se acogen a la línea planteada por Biden. Y Maduro le hace un llamado de rectificación profunda: Abogamos por un nuevo comienzo en las relaciones bilaterales. Habla como un aliado que quiere hacer las paces con el imperio.

Sancho, ¡se avizora una confrontación entre imperios que puede ser la mayor siembra de muertos de la llamada historia de la humanidad!

Agustín Blanco Muñoz es historiador y profesor de la Universidad Central de Venezuela, autor de varios libros sobre personajes claves de la política venezolana y se desempeña como coordinador de la Catedra Pio Tamayo.

Fuente: Últimas Noticias

Unión por Venezuela es un espacio plural e independiente, donde promovemos el debate de diferentes ideas, por tal motivo compartimos múltiples análisis y opiniones, que no necesariamente representan nuestra postura oficial.