24 Visualizaciones

La vida es un don. “No te dejaré. Nunca te abandonaré”. ¡Palabra de Dios!

La edad es un don. “No se queje de envejecer, dice el dicho tibetano, es un privilegio que no es dado a todos”… Una noche, estuve soñando. Yo caminaba en una playa junto al Señor. Varias escenas de mi vida se desenvolvían en la pantalla del cielo. En cada escena, se inscribían en la arena las huellas de pasos humanos. A veces se inscribían juntos dos tipos de huellas; otras veces, uno solo. En los momentos de mis recuerdos más dolorosos, desaparecía una serie de pasos: quedaba una sola. Entonces le dije al Señor:

“Me habías prometido quedarte siempre a mi lado. En mis momentos más difíciles, cuando más te necesitaba, ¿por qué te desapareciste?”. El Señor me contestó: “Los momentos en los cuales no ves sino un solo modelo de huellas, mi niño, son los tramos en los cuales te llevé en mis brazos” (Relato anónimo).

El don de la edad es una caja cerrada. Como un paquete “clap” cotidiano, pero sin nunca salir saboteado. Ni lo compramos, ni lo vendemos, a pesar de las sorpresas agradables o desagradables. Pero sí lo podemos compartir. Nos reserva sorpresas: exención de antiguas obligaciones, pero también promoción a nuevas responsabilidades. Nos trae alegría y penas, risas y lágrimas, éxitos y derrotas; todo en humilde proporción.

En el paquete diario, encontramos frecuentemente las figuras de la nueva generación. Por eso me debato: para ser persona de edad, servicial pero discreta. Sin ser abuelo, me lo dan de gratis: “¿Cómo está hoy, abuelo?”. Espero ser todavía sabio escucha y consejero, aun con mi mala audición. Acepto agradecido lo que me den, y espero poder aportar, con sencillez y sonrisa.

Realmente, el don de la edad es algo gratuito. No se da a merecer ni es algo debido. Por eso doy las gracias a todos aquellos y aquellas que me ayudan a abrir, cada día, el clap nutritivo de la vida.

Al concluir hoy mi relación de cronista de opinión, después de 17 años en el diario Últimas Noticias, agradezco la paciencia y la confianza de los Señores Directores. ¡Y gracias a ti, amigo lector!

Bruno Renaud es sacerdote de Petare.

Fuente: Últimas Noticias

Unión por Venezuela es un espacio plural e independiente, donde promovemos el debate de diferentes ideas, por tal motivo compartimos múltiples análisis y opiniones, que no necesariamente representan nuestra postura oficial.