88 Visualizaciones

Nicmer Evans, politólogo, Mariela Ramírez, arquitecto y activista social, Ricardo Cusanno, presidente de Fedecámaras y Manuel Sutherland, economista, hicieron un diagnóstico de lo que es hoy Venezuela y las perspectivas de un futuro a corto plazo.

En el primer foro virtual del año, organizado por Unión por Venezuela (@unionxvenezuela) y transmitido el jueves 21 de enero por las plataformas  digitales de Punto de Corte (www.pdctv.info), nuestros invitados hicieron un diagnóstico de la Venezuela actual y las perspectivas para este año.

Por diferentes caminos, los cuatro llegaron al mismo punto: la necesidad de un entendimiento entre todos los sectores, negociar… de lo contrario, todos seremos náufragos en un país petrolero.

El camino electoral

Nicmer Evans, del Movimiento por la Democracia e Inclusión (MDI), tomó como punto de referencia las elecciones del 6 de diciembre para la Asamblea Nacional y la consulta del 12 de enero, organizada por sectores de oposición.

Para Evans, la gran abstención del 6 de diciembre fue “un acto de rebelión y resistencia, rebelión cívica contundente que no se puede entender sin lo ocurrido el 12 de enero. En esa consulta participaron 7 millones de personas.”

Según Evans ambos actos son un mensaje para el gobierno y para la oposición. El mensaje sería: “confío en el sistema, toda elección confiable es bien recibida.

Recordó Evans que este año está pautada elección de alcaldes y gobernadores y hay sectores que no participaron en la elección del 6 de diciembre y ahora quieren participar en los próximos comicios.

“Es necesario la renovación política, no de actores necesariamente, pero sí de la orientación”.

Para Evans, el gran reto de este año es resolver la crisis política versus crisis económica. Reconectarnos a la política; luchar por condiciones electorales”.

Considera Evans que es necesario “removilizar para luchar por condiciones que permitan salir de lo que creemos es un sistema dictatorial”. Esas condiciones mínimas serían:

  1. Liberación de presos políticos civiles y militares, estimados en, por lo menos, 354.
  2. Estructuración del Consejo Nacional Electoral; eliminación de recursos financieros por parte del Estado. Para esto es necesario una mediación internacional para tener un organismo electoral confiable. Uno de los grandes retos es la escogencia del nuevo CNE.

“No aspiramos el poder, buscamos soluciones”

Mariela Ramírez, arquitecto, activista del Movimiento Dale Letra, hizo una radiografía en cifras de la Venezuela que hoy vive atraviesa “una emergencia humanitaria complejas”, en la cual “hay hostigamiento desde 2015”, que desde 2016 “se gobierna en estado de emergencia”.

“Una Venezuela en la que, entre 2014 y 2020 se agudizó la pobreza, cayó la capacidad de compra y le producción de alimentos, reaparecieron enfermedades erradicadas y ahora se suma la pandemia”.

Afirmó que en educación la infraestructura está colapsada. En educación superior las universidades presentan déficit presupuestario, contrario a lo que ocurre en el sector militar. Tenemos cuatro años con una hiperinflación récord en el mundo”.

Mariela Ramírez es enfática al afirmar: “Somos la participación ciudadana que no aspiramos el poder político pero si buscamos una solución.  Hacemos falta todos. Ningún grupo puede ofrecer una solución unilateral, una solución que nos permita la reconciliación y la garantía de recuperar el derecho a elegir de manera justa y verificable”.

Ramírez recordó unas palabras del desaparecido hombre de leyes, Pedro Nikken (1945-2019), quien afirmó: “La negociación no es el mejor camino, es el único camino antes de un desastre”.

Finalizó haciendo un llamado a trabajar juntos por un mejor país y por el bien colectivo.

Hay voluntad de una Venezuela mejor

Ricardo Cusanno, presidente de Fedecámaras, la máxima representación empresarial, dijo que este año 2021, “lo más probable es que en Venezuela estaremos en un aislamiento mucho mayor, más complejo para dinamizar la economía. Con un COVID más agresivo y con más complejidad para quienes buscan protegernos; más diáspora; la cremación del voto como herramienta porque parece que el voto en Venezuela está muerto”.

Cussano dejó de lado lo anterior para referirse a lo que llamó “un futuro probable” que implicaría “tener recursos para la vacunación y una economía de crecimiento entre 2% – 10%, salarios dignos con poder de compra, salarios por generación de empresas que puedan pagar mejor”.

Cusanno considera que en Venezuela podemos tener un futuro probable, un país que sueñe más que lo que recuerda”.

Como hombre de empresa afirmó que “los empresarios podemos ayudar en el proceso de vacunación y participar en el proceso con una logística poderosa, para trabajadores del sector privado y sus familiares”.

Para Cussano “podemos tener un futuro deseable y que el voto sea la vía natural, rescatando el valor del diálogo”.

Finalizó afirmando que hay una Venezuela muy oscura pero hay voluntad de alcanzar una Venezuela mejor”

Diez pasos posibles

Manuel Sutherland, economista, considera que “hay posibilidad de hacer la cosas bien y que nunca ha habido una caída de la economía como la que estamos viviendo en Venezuela”. Asegura que es la caída más importante del capitalismo” y que estamos cerca de un rebote de la economía debido a las nuevas oportunidades.

Para Sutherland, las sanciones empeoran una situación dramática pero no son las causas, “el origen está en el derroche y en el rentismo”.

Apoyado en láminas fue desnudando la crítica situación de Venezuela: “extracción petrolera muy pequeña, por eso entran pocas divisas y lo que recibimos se va en pago de deudas, y otras obligaciones”.

Considera que este año podría haber una flexibilización de las sanciones.

Calificó de “tímidos” los cambios hecho por el gobierno. Cree que falta un programa macroeconómico.

Presentó diez propuestas que considera, que en conjunto, puede ser una salida a la crisis. Ellas son:

  1. Es urgente un Acuerdo humanitario, político, económico, a través de micro acuerdos donde se discutan medidas de emergencia social.
  2. Venezuela tiene alrededor de 12 mil millones de dólares congelados en cuentas en el extranjero. Se deben eliminar las sanciones y recuperarlos.
  3. Con apenas 2,4 mil millones de dólares, se pudiera dar un bono a 4 millones de hogares de 150 dólares mensuales, por 4 meses. Es urgente.
  4. Es vital una reforma a la ley de Hidrocarburos, que permita monetizar, a través de “bonos” parte del petróleo que se podría extraer, para generar recursos.
  5. Vendiendo petróleo a futuro, apenas 10% del petróleo convencional, (2% de nuestras reservas totales) obtendríamos cerca de 180 mil millones de dólares.
  6. Se podrían cambiar deudas con proveedores de áreas petroleras, por títulos de títulos de petróleo a futuro (50% deuda y 50% inversión) Endeudarnos en petróleo.
  7. El sector privado no tiene deudas y tiene una fuerte obsolescencia técnica. Ahí podría buscarse un mecanismo de financiamiento progresivo, bursátil.
  8. Los trámites, en muchos casos, para emprender, abrir empresas, sacar permisos o transportar alimentos son excesivos, son controles estériles que deben reducirse.
  9. Debe crearse una nueva moneda, una especie de “caja de conversión” mediante la cual se emita moneda 100 % respaldada con las Reservas Internacionales, con un tipo de cambio fijo.
  10. La nueva moneda puede surgir de eliminar 6 ceros al cono monetario Ese Nuevo Bolívar, podría ser equivalente al dólar, cambiable en todo instante. No habría necesidad de usar divisas, habría sencillo y ELIMINARÍA LA INFLACIÓN en un instante.

Aunque hubo un intento de saboteo en la transmisión, Manuel Sutherland capoteó la situación con una sonrisa y se llegó al momento de preguntas por parte de un público que, aunque virtual, se sentía animado por esa brisa de optimismo que se sintió con los cuatro participantes.

Enrique Rondón Nieto @erondoni – Informe21