35 Visualizaciones

Dos recientes documentos han destacado profundizado sobre la situación del país, desde perspectivas diferentes para la interpretación y manejo de la situación actual.

Nos referimos al documento académico elaborado por Jennifer McCoy y Murat Somer (AAPSS), titulado “Hacia una teoría perniciosa de la polarización y como daña las democracias: evidencia comparativa y posibles remedios”. Y al “Informe de la Relatora Especial de la ONU”, Sra. Alena Douhan, que concluye en “el impacto negativo de las medidas coercitivas unilaterales en el disfrute de los derechos humanos”. Con “efecto devastador en toda la población”, especialmente en aquella de menos ingresos, mujeres, niños, personal de salud, personas con discapacidades o enfermedades crónicas.

A pesar de la importancia de ambos trabajos, mayor difusión, repercusión y discusión política recibió el segundo.  Como era de esperarse el informe de Dohan tuvo una doble lectura, propia de una sociedad víctima de una polarización perniciosa, dividida en campos de desconfianza mutua de “nosotros contra ellos”.

De acuerdo a McCoy y Somer la polarización perniciosa surge cuando políticos, líderes y actores políticos procuran sus objetivos empleando “estrategias polarizadoras y/o tácticas polarizantes”. Entre ellas destacan la movilización de seguidores con discursos ofensivos, estigmatizantes e intencionalmente dirigidos a la profundización de diferencias preexistentes.  En reciprocidad, las élites políticas opositoras responden con tácticas polarizantes, o son incapaces de ofrecer respuestas conciliadoras y con intencionalidad despolarizante.

Como era previsible, el Informe de la ONU, encontró un terreno abonado en la polarización imperante, generándose una doble lectura en torno a las conclusiones.  En tanto efecto secundario, afectó a la ya fragmentada oposición, espacio propicio para la “polarización perniciosa” interna. A ello se suman las sanciones de la Unión Europea a representantes de la oposición moderada en el CNE.  Sorpresiva medida, interpretada desde la oposición crítica como un grave error que perjudica “los movimientos centristas” y obstaculiza las soluciones democráticas a la crisis.

Destacamos la importancia que para el dialogo representa el fortalecimiento del movimiento centrista de la oposición.

Maryclen Stelling es socióloga e investigadora venezolana.

Fuente: Últimas Noticias

Unión por Venezuela es un espacio plural e independiente, donde promovemos el debate de diferentes ideas, por tal motivo compartimos múltiples análisis y opiniones, que no necesariamente representan nuestra postura oficial.